La Fundación

Misión

Somos una fundación católica que da oportunidades a quienes sufren la cesantía o tienen un trabajo precario, para que logren desarrollar un trabajo digno y sustentable.

  •  Nuestra visión es contribuir a la superación de la pobreza a través de la promoción del trabajo como fuente de desarrollo y dignificación humana, del fortalecimiento de relaciones laborales que promuevan el Buen Trabajo y del fomento del Desarrollo Económico Local en comunas de escasos recursos del país.
  •  Nuestra misión es crear conciencia del valor y la dignidad del trabajo como un aspecto esencial en la vida humana. Ser puente de solidaridad para que diversos ambientes sociales se encuentren en torno al trabajo. Capacitar, promover y asesorar a personas en condición de pobreza material y con problemas de trabajo para conseguir y consolidar una fuente de trabajo estable, responsable y bien hecho.
  • Nuestro propósito es acompañar al hermano sin trabajo o con trabajo precario hasta que alcance la dignidad del trabajo y promover iniciativas que fomenten el Buen Trabajo en nuestra sociedad.

Historia

El origen de Trabajo para un Hermano se remonta al año 1982 en Santiago de Chile. En plena crisis económica con altas cifras de desempleo, una Comunidad de Vida Cristiana (CVX) ligada a la Compañía de Jesús, con el apoyo del Cardenal Silva Henríquez, decide hacer suyo el mensaje de la encíclica Laborem Excersens, que decía que el trabajo es la “clave de la cuestión social”.

Es así como Josefina Errázuriz encabeza la formación de Trabajo Para Un Hermano con el objetivo de ayudar a personas cesantes. “No podíamos vivir con la angustia de ver que nuestros hermanos estaban sufriendo y decidimos no dar limosna sino que dar trabajo porque el trabajo dignifica y hace feliz a la persona. Además, queríamos que se ganaran el sustento y así ayudaran al desarrollo de la comunidad”, cuenta Josefina.

Los objetivos y necesidades se han ido adaptando en el tiempo acorde con el contexto económico y social del país. En un comienzo, la ayuda se orientó a recolectar fondos para financiar horas de trabajo y materiales para realizar construcciones en centros comunitarios y parroquias de los sectores más pobres de Santiago. Posteriormente se convirtió en fundación y se orientó a entregar microcréditos a personas que estaban excluidas del sistema bancario y querían autoemplearse.

“Nos hemos adaptado a las necesidades del país y seguiremos estando presente, porque siempre hemos estado atentos por dónde se da vida, por dónde se da trabajo digno. Queremos seguir siendo un aporte en la concepción de un Buen Trabajo para seguir ayudando a los más desposeídos”, indica Josefina.

En la actualidad, con bajos niveles de cesantía y mayor acceso al crédito, el aporte de Trabajo para un Hermano se concentra en la formación y asistencia técnica para mejorar la empleabilidad de las personas o ayudarles a iniciar o potenciar una microempresa.

Queremos también ser un aporte a la discusión de la calidad del trabajo en Chile, a fin de contribuir a su dignificación.

Filiales

 

Trabajo para un Hermano, de Derecho Civil (73.535.000-5)

Es la contraparte para recibir donaciones de empresas vía Ley de Donaciones con Fines Sociales y Ley de Rentas II. Desarrolla su misión a través del programa de Formación, Asesoría y Asistencia Técnica.

 

Fundación de Capacitación para el Buen Trabajo (65.696.680-7)

Es el Organismo Técnico de Capacitación de Trabajo para un Hermano. Financia su actividad a través de la donación del remanente de la Franquicia Tributaria de Capacitación y por medio de la venta de cursos de capacitación a empresas.