Home


¡Pero no te quedes solo en el mirar!

Resiliencia es una palabra muy linda. Hace alusión a la capacidad de recuperarse tras un golpe duro y seguir adelante. A mantenerse en pie, firme, como una roca, como una piedra. Porque a veces la vida nos golpea fuerte, a veces muy fuerte. El...

Ver Más >

Ver testimonios anteriores >>

David, un emprendedor hecho de Piedra Sólida

Resiliencia es una palabra muy linda. Hace alusión a la capacidad de recuperarse tras un golpe duro y seguir adelante. A mantenerse en pie, firme, como una roca, como una piedra. Porque a veces la vida nos golpea fuerte, a veces muy fuerte. El valor de saber levantarnos y surgir de las cenizas es lo que importa.

David Stone sabe de esto. Trabaja como vendedor de ropa americana hace 15 años. Hoy, en silla de ruedas y con una amputación, nada lo para y su energía, ya la quisiera cualquiera.

Este mes, nos gustaría destacar su historia.

David no siempre fue un comerciante independiente. Partió como un hombre de terno y corbata. Trabajaba en un banco, día tras día. Con la llegada de los hijos, el salario ya no era suficiente por lo que decidió tomar la primera arriesgada apuesta de su vida laboral. Se fue a trabajar a una empresa en la que le pagaban mucho más, con un contrato a sólo un año pero con la ilusión de que pudiese ser permanente. Tras dos años, la ilusión se acabó y tuvo que integrarse al gran grupo de cesantes en Chile. Pasaban los meses y nada.

Yo tenía la costumbre de ir a mirar siempre a la famosa cola de la feria. Como una terapia los días domingo. Y llegó la situación en la que me vi en la necesidad de ir a trabajar en la cola de la feria. Era una necesidad absoluta. Tomé las pocas cosas que podía vender en mi casa y partí. Fue un cambio totalmente radical. Y tuve la suerte de encontrar allí un grupo humano muy bueno. Me fue muy bien ese día. En esa época compraba El Mercurio para ir a buscar pega los lunes…hasta que un día ya no busqué más.”

Tomada la decisión de dedicarse al comercio independiente comenzó a dedicarse a la venta de libros. El Show de los Libros se llamaba su negocio. Pero los libros presentaban la dificultad de ser un rubro muy escolar, con ventas de marzo a Septiembre solamente. Así que probó incursionar en la ropa americana, en lo que el describe como un gran acierto. Armó su marca, Solid Stone, por su apellido. “Piedra Sólida” bromea entre risas.

david stone

Todo marchaba bien hasta que la enfermedad hizo mella. 5 años atrás la diabetes se manifestó en toda su expresión obligando a David a continuar su vida en una silla de ruedas. Decidió que nada lo tiraría abajo. Debido a la imposibilidad de transportarse, comenzó a vender por Facebook. En el internet encontró la solución temporal.

En Facebook también encontró algo mucho mejor. Al antiguo amor de adolescencia. Se reencontraron, se re enamoraron y hoy viven juntos y felices. “Ella es mi apoyo, mi fortaleza” dice. Cuando el pie diabético empeoró y debieron amputarle una pierna, ella se mantuvo firme a su lado, confirmando que siempre al lado de un gran hombre hay una gran mujer.

“Un golpe bajo para mí fue tratar de conseguir una prótesis. El sistema es mediocre y malísimo. Yo me fui pa´ abajo varios meses. Tras hablar con una persona que lloraba por no haber conseguido su prótesis, tomé la fuerte decisión de que no, yo no voy a tener prótesis. Me quedo así como estoy. Pero necesitaba hacer algo en mi vida y  apareció la posibilidad de un proyecto”.

Fue así como conoció el trabajo de nuestra  fundación. Allí le recomendaron mudarse a Quilicura para tener su negocio en un lugar establecido. “Yo nunca pensé que me iba a ir de Conchalí, de mi casa. Pero es bueno, porque si estamos recomenzando, es mejor comenzar de cero. En cierta forma yo ya había perdido mi clientela en Conchalí. La gente no va a ir siempre a comprarme a la casa.

“Logré mis dos patentes en diciembre así que es como un nuevo renacer. Volví nuevamente al negocio en la calle” nos cuenta alegre. Logró conseguir un puesto en el Persa que convenientemente le queda muy cerca de su nuevo hogar. Volvió a vender de manera presencial y poco a poco ha logrado alcanzar la estabilidad.

Para esto no hay que tener humildad ni ser orgulloso. Si hay oportunidades hay que aprovecharlas. En realidad aquí en Quilicura me ha resultado todo bien”

david stone 2

Evidentemente su camino como emprendedor ha sido una montaña rusa.

Cuando uno se hace emprendedor cree que por fin siendo su propio jefe tendrá tiempo e independencia. La verdad es que es todo dificultad. Ya no hay sueldo fijo y cuando te va bien ya no tienes tiempo libre. ¿Por qué soy emprendedor entonces? El poder sentir como ser humano que uno puede hacer lo que se propone. Esa satisfacción, es la mayor alegría, es la mayor ventaja. Esa satisfacción, no te la quita nadie

No David, nunca nadie va a poder quitarte la satisfacción de todo lo que has logrado. De todas las veces que supiste renacer como un Fénix. Sólido, como una piedra. En Trabajo para un Hermano nos enorgullece haber sido parte de tu camino. Haber ayudado a fijar esa sólida piedra.