Home


¡Pero no te quedes solo en el mirar!

Cada día son más los inmigrantes que llegan a nuestro país en búsqueda de mejores condiciones de vida. En su venida, nos aportan cultura, color, alegría y cómo no, variadas y exquisitas comidas. Es el caso de...

Ver Más >

Ver testimonios anteriores >>

En camino a consolidar los sueños

El día jueves 16 se celebró una nueva ceremonia de cierre  de proyecto Fosis. Esta vez fue el turno del Emprendimiento Avanzado en el Territorio Nororiente y la Encargada de Programa de la Región Metropolitana, María Eugenia Díaz, describía el objetivo del proyecto de la siguiente forma:

“El enfoque de Fosis está  en emparejar la cancha para que todas las personas tengan oportunidades iguales de surgir”

Sus palabras pueden sonar como un sueño, como una utopía quizás. Pero los cambios se logran porque alguna vez alguien los soñó. Y en esta ocasión, 60 personas pudieron soñar con que paso a paso, esta cancha llamada Chile, es menos dispareja.

 

Fue un camino de varios meses que recorrieron junto a un grupo de profesionales dedicados y comprometidos. Pasaron por clases grupales, asesorías individuales y conversatorios. Aprendieron sobre contabilidad, marketing y gestión empresarial entre otras cosas. Generaron redes de trabajo y de amistad. Crecieron. Hoy tras haber llegado al final, son un grupo de personas más empoderadas, más conscientes, más informadas.

Fundación Trabajo para un Hermano, a través del programa FOSIS, los ayudó a descubrir su potencial y su poder de superación. Pero como bien dicen “un gran poder, conlleva una gran responsabilidad” 

“Toda la sociedad chilena tiene responsabilidad en generar condiciones de igualdad para todos. Ustedes hoy tienen la gran responsabilidad de que están informadas, se están capacitando y por tanto hay mucha información que tienen que aprovechar. Están en una etapa de madurez por lo que las auto-exigencias hacia ustedes también tienen que ser mayores” dijo María Eugenia Diaz.

 

Sobre auto exigencias las usuarias y usuarios saben más que nadie.  Rosa Páez y Fabiola Díaz se conocieron durante el proyecto. Sus rubros son distintos. Una se dedica a la confección y la otra tiene un salón de belleza. Pero ambas rescatan lo mismo del programa:

“Nos sirvió para organizarnos, manejar mejor nuestras ganancias e ir aprendiendo a llevar un registro y una ficha de cliente. Esto para poder manejar y generar más dinero. Nos exigieron muchas cosas tuvimos que cumplirlas realizarlas y mostrarlas”

De este modo se dieron cuenta de la importancia de capacitarse, de ser metódicas y ordenadas. Todo en pos de mejorar sus ventas y su experiencia como microempresarias. Porque como podría creerse popularmente, el dinero y las ganas no son suficientes. Rosa Villanueva, usuaria de la fundación, lo dijo fuerte y claro “No solamente uno tiene que querer y amar su emprendimiento. Hay que tener los conocimientos. Doy gracias a FOSIS y Trabajo para un Hermano que me dieron la capacitación. Hay un antes y un después y el después que viene ahora tiene mucho futuro”

Rosa pasó de ser Rosita Manualidades a ser Emporio Papel y Diseño, así como Claudia Soto, usuaria también, pasó de ofrecer “chocolatitos” a ofrecer sus “productos de una chocolatería 100 por ciento artesanal con hierbas medicinales”.

Porque no sólo conocimientos les dio el proyecto a estas 60 personas, les dio además seguridad en ellas mismas y en sus negocios. Y todo esto, todo lo aprendido, lo adquirido, lo logrado, se vio reflejado este 16, en las sonrisas de las usuarias y usuarios. En sus rostros llenos de orgullo. El orgullo de recibir sus diplomas, el orgullo de saber que con su esfuerzo, lograron emparejar un poquito más la cancha.

Fundación Trabajo para un Hermano les desea mucho éxito en su nuevo camino.