39 personas rompieron sus propias limitaciones, dando un importante paso en sus emprendimientos al certificarse en los cursos de Arreglo de Máquinas de Coser y Diseño de Productos Innovadores, pertenecientes al programa Becas Laborales 2017 del Servicio Nacional de Capacitación y Empleo.

Edgardo Seymour, encargado de Becas Laborales, felicitó a los participantes por el logro obtenido. “Ustedes son el centro de lo que trabaja el Sence: El poder seguir aprendiendo, el que las personas demuestren las ganas que ustedes demostraron y en ese sentido sólo me queda decir lo orgullosos que estamos de lo que han logrado y tener la esperanza de que esta capacitación les sirva para el futuro, para que ustedes con las herramientas adquiridas logren mejorar su calidad de vida y sigan aprendiendo”.

También tuvo palabras de agradecimiento para las OTIC Sofofa y Asimet y especialmente a la Fundación Trabajo para un Hermano, destacando que “sin ellos, sería imposible saber cuáles son las necesidades de los beneficiarios y de las personas en nuestro país”.

Y de necesidades precisamente es que quisieron hablar los participantes de arreglos de máquinas de coser, quienes representados por Viviana Lobos, dieron a conocer una de sus mayores necesidades actuales. Más horas de capacitación, es la petición que hicieron. Y es que las 128 horas se hacen escasas a la hora de seguir mejorando y creciendo en sus negocios y por consiguiente, calidad de vida.

“El curso es muy bueno, pero queremos sugerir a quien corresponda, aumentar las horas de clases para profundizar más en los conocimientos técnicos” decía Viviana, sacando aplausos masivos de todos sus compañeros.

El curso entrega a los participantes las herramientas necesarias para solucionar los problemas más frecuentes que presentan las máquinas de coser, conocimiento fundamental para quienes realizan confección de vestuario, como explicaba Viviana “Nos permite ahorrar dinero y tiempo. Dinero, porque las visitas de un técnico es un costo alto que debíamos asumir, no sólo por los servicios, si no, también, porque dejábamos de producir ya que la visita de un técnico no es inmediata. Además de solucionar nuestros propios problemas, contamos con una oportunidad de generar nuevos ingresos realizando reparaciones de máquinas a otras personas que lo requieren. Y por otra parte, complementando lo técnico, las clases de gestión con la profesora Giovanna, nos permitieron conocer nuestras características emprendedoras, aterrizar nuestras ideas de negocios, hacer estudios de mercados etc. Todo esto nos permite mejorar tanto a las que tenemos nuestros emprendimientos, como a las que están pensando o tienen una idea de negocios”.

Desde el curso de Diseño de productos innovadores, también se mostraron muy agradecidas del conocimiento adquirido, destacando el esfuerzo que debieron poner para el aprendizaje. “Me costó como a todas nosotras, comenzar gradualmente de lo fácil a lo más difícil, de lo básico a lo complejo, especialmente a nuestra edad que somos más impacientes. Pero ahí estaba la motivación y paciencia de nuestra profesora, pues ustedes comprenderán que ya no somos como los escolares que son una esponjita para aprender. Por lo tanto lo disfruté más y cada vez que tomo un material de seda, cobre, alpaca, cuarzos, me acuerdo del famoso fondo y forma y su proporcionalidad, colores, combinaciones y lo aplico”.

Además de ayudar a desarrollar la creatividad de los participantes, el curso de Diseños Innovadores tiene un plus especial y es la gran diversidad de oficios a los que se dedican las personas que lo componen. Esta vez había negocios de confección de poleras, pastelería, jabones artesanales, cortinaje e incluso elaboración de cervezas, entre otros. Esto permite un intercambio de ideas, de conocimientos muy diversos, ampliar las redes de contacto y abrirse a nuevos mundos, fomentándose el compañerismo entre todos.

Cuando se ve el orgullo y alegría de los participantes tras certificarse y haber aprendido una nueva habilidad o adquirido un nuevo conocimiento, es cuando se entiende la importancia de estos cursos, de estas Becas Laborales, para cientos de familias. Es cuando se comprende el por qué son ellos mismos quienes lejos de querer terminar pronto el curso, piden más horas de capacitación.

Silvia Contreras, en representación de la Fundación Trabajo para un Hermano, hizo la invitación a seguir soñando, a seguir alcanzando metas y expandiendo conocimientos.

“Ustedes el año pasado cuando decidieron tomar estos cursos rompieron un límite. Seguramente más de alguno de ustedes decía “no voy a poder, debe ser muy difícil, hace muchos años dejé de estudiar”, pero lo consiguieron y cuando reciban este diploma estarán cosechando la decisión que tomaron. Así que cuando lo reciban piensen qué límite van a romper este año, que es aún, un libro que está por escribirse. La Fundación de Capacitación para el Buen Trabajo con todo su equipo, pone a su disposición de todos los medios. No es fácil mantener los 4 centros, sin embargo hay un esfuerzo y hay una opción de la Fundación por estar en los sectores más vulnerables, y que ustedes no tengan que recorrer grandes espacios ni romper muchas barreras para poder capacitarse. Entonces la invitación es que ustedes escriban una linda página de este año y que el próximo año estemos celebrando un nuevo paso”.

Share This