Emprendedores de las comunas de Lo Espejo, La Cisterna y San Ramón comenzaron el año con gran orgullo al recibir su diploma de capacitación que da cuenta del trabajo realizado y varios meses de esfuerzo y aprendizaje.

A la ceremonia asistieron autoridades de Fosis, de la Fundación Trabajo para un Hermano y representantes políticos.

Alejandra Jaurés Rodríguez, Directora Región Metropolitana de FOSIS, se mostró muy conforme con los resultados, destacando la importancia del programa: y el orgullo por el trabajo de los participantes, alentándolos a creer que pueden cumplir sus sueños.

“Ustedes, al realizar un programa como este, van empoderándose y sintiéndose capaces de salir adelante y alcanzar los sueños que se proponen. Incluso algunos van descubriendo que son capaces de soñar, porque muchas veces, por estar inmersos en un mundo de dificultades y complicaciones que nos dificultan pensar en cómo tener un futuro mejor, ni si quiera somos capaces de soñar. Hoy se han ido sintiendo más capaces, se han ido empoderando y proponiendo metas que han ido cumpliendo”.

La microempresaria Cindy Vergara Meza entregó también su testimonio de haber participado en esta experiencia:

“Muchos de mis compañeros llegaron aquí con un emprendimiento ya formado y varios llegaron sólo con una idea de negocio. Todos teníamos claro lo que queríamos pero siempre respondíamos que nuestra idea de negocios era comprar y comprar. Ahora, cada uno está claro con lo que quiere. Aprendimos cuáles eran nuestras fortalezas, debilidades, amenazas y oportunidades, nos enseñaron a calcular costo variable y costo fijo, lo que nos ha servido de mucho ya que con estos cálculos podemos saber a cuánto vender nuestro producto”.

Efectivamente aprendieron a calcular el valor de sus productos o servicios, pero hay algo aún más importante al hablar de valor y es el cómo las y los emprendedores valoran su propio trabajo. Así destaca la participante Marcela Steembecker.

“Aprendí a valorar más lo que yo hago. En las reuniones me hicieron ver que lo mío valía, me hicieron sentir bien. El trabajo de la Fundación es muy bueno, muy lindo, porque te dan optimismo. Me hicieron sentir importante”.

Desde la Fundación, Isabel del Campo, dejó las puertas abiertas para que quienes recibieron sus diplomas, sigan contando con el apoyo de Trabajo para un Hermano.

Les deseamos mucho ánimo y ¡a seguir soñando y buscando nuevas oportunidades!

 

Share This