El 15 de enero recibiremos en nuestro país al Papa Francisco. Con motivo de su visita queremos rescatar sus aportes al mundo del trabajo.

El sumo pontífice no ha permanecido indiferente frente a las injusticias existentes en materia laboral. Frente al congreso en Nápoles declaraba que “Una sociedad que no ofrezca a las nuevas generaciones suficientes oportunidades de trabajo digno no puede llamarse justa”.

Ya en varios discursos ha apelado a la dignidad que entrega el trabajo. Hoy les compartimos sus palabras al respecto.

La Dignidad que da el trabajo

“La dignidad no nos la da el poder, el dinero, la cultura, ¡no! ¡La dignidad nos la da el trabajo. Y un trabajo digno, porque hoy tantos sistemas sociales, políticos y económicos han hecho una elección que significa explotar a la persona!

No pagar lo justo, no dar trabajo, porque sólo se ven los balances, los balances de la empresa; sólo se ve cuánto puedo provecho puedo sacar. ¡Esto va contra Dios!”

El Papa ha tenido muy duras críticas al sistema actual. Incluso comparándolo con lo que sucedía a los trabajadores durante el medioevo.

“Cuando un ladrillo, por error, caía, era un problema tremendo, un escándalo: ‘¡Pero mira lo que hiciste!’. Pero si uno de aquellos que construían la torre caía: ‘Requiescat in pace!’ y no dejaban tranquilo… Era más importante el ladrillo que la persona. Esto contaba un rabino medieval ¡y esto sucede ahora! Las personas son menos importantes que las cosas que producen beneficio a los que tienen el poder político, social, económico. ¿A este punto hemos llegado? Al punto de que no somos conscientes de esta dignidad de la persona; esta dignidad del trabajo”.

“No quiero trabajo precario en el Vaticano”

Muchos predican y no practican, no obstante el Papa Francisco ha decidido que el Vaticano es quien debe dar el ejemplo. Así es como durante la audiencia con los trabajadores del Vaticano por Navidad 2017, pidió trabajo digno para los empleados del Vaticano y reclamó el fin del “trabajo en negro”, es decir, no regulado, en la Santa Sede.

Francisco agradeció a los empleados vaticanos por su trabajo y les recordó que su labor es de gran importancia para llevar adelante la Iglesia. Hizo especial énfasis en que “así como he dicho que no se debe dejar a nadie sin trabajo, también digo que debemos trabajar para que no haya en el Vaticano ni trabajadores precarios, ni trabajos precarios.

Es un problema de conciencia para mí porque no podemos predicar la doctrina social de la Iglesia y luego hacer estas cosas que no están bien. Vosotros ayudadme. Ayudad a resolver este problema de la Santa Sede”.

Tres claves del Trabajo Digno

El Papa Francisco, al recibir a la Asociación Cristiana de Trabajadores Italianos (Aciprensa) y en su exhortación apostólica La Alegría del Evangelio, esboza tres condicione claves para que un trabajo sea digno, además del salario justo:

  1. Trabajo libre. Que los trabajadores busquen la verdadera libertad del trabajo, para que el mundo encuentre su fin. El Papa ha condenado las opresiones que subsisten en diferentes niveles: “de un hombre hacia otro” y “de nuevas organizaciones esclavistas que oprimen a los más pobres”, en particular “muchos niños y muchas mujeres se someten a una economía que obliga a un trabajo indigno”. Ha pedido que el trabajo no sea instrumento de alienación, sino de esperanza y de vida nueva.
  2. Trabajo creativo. “Cada hombre lleva en sí una capacidad única y original de sacar de sí mismo y de las personas que trabajan con él, el bien que Dios le ha puesto en el corazón”
  3. Trabajo participativo/solidario. “Para poder incidir en la realidad, el hombre está llamado a expresar el trabajo según la lógica que más le es propia, es decir, ver siempre en el fin del trabajo el rostro del otro y la colaboración responsable con otras personas”. Asimismo, ha recordado a las asociaciones de trabajadores cristianos que es importante ser solidarios con las personas que han perdido y están buscando trabajo y “dar instrumentos y oportunidades adecuadas”.

En Trabajo para un Hermano esperamos la venida del Sumo Pontífice con la mayor alegría en nuestros corazones, ya que sabemos que tenemos en él a un aliado para que en Chile el trabajo sea fuente de dignidad y valor para todos. Dejémonos tocarnos con esta visita y demos pasos concretos para avanzar en una mayor equidad salarial que nos permita avanzar en Buen Trabajo.

Share This